CQMP Alfajores marplatenses

Hace algunas semanas dije que este blog se haría más personal, así que inauguro la sección CQMP (Cosas que me pasan). Se me acaba de ocurrir así que no lo tengo muy definido, pero intentaré aquí contar anécdotas y rarezas que me ocurren cuando cocino.

Como ya conté en el post sobre alfajores de medina, estoy haciendo un curso de alfajores y esta semana tocaba hacer los llamados marplatenses. Consisten en dos galletas -hiper suaves aunque firmes- unidas por mucho dulce de leche y recubiertas con chocolate.

Como hacer alfajores marplatenses

Tenía 250 gramos de chocolate blanco que me habían regalado en uno de esos gastroviajes en los que las empresas te regalan cosas porque creen que lo comentarás en tu blog. Imagino que para darse cuenta luego de que por aquí no pasa nadie, y los que lo hacen ya compraban ese producto.

Volvamos al chocolate, se me ocurrió que sería divertido bañar los alfajores con chocolate blanco. Esta es la historia de una producción de alfajores casi fallida:

Comencemos con la masa, no pondré los ingredientes porque sería chafar el curso y eso está feo. Pero si puedo decir que la masa lleva mucha mantequilla, mucha, y eso en verano (ayer estuvimos a 33 grados) no es fácil de manejar.

Tuve que cambiar el paso que decía «dejar en la nevera por unas horas» por «dejar en el congelador una hora o dos». Así la masa se pega mucho menos. También tuve que manejarla dentro de film plástico. Imagino que se podrá usar papel de horno también.

Si la masa está dentro del film no se te pega a las manos, y al pasar por el congelador el film se separa fácilmente.

Masa para alfajores

Luego fué cortar las tapas y hornear, sin mayores problemas.

Tapas de alfajor cortadas antes de entrar al horno

El relleno de dulce de leche también fué sencillo con la ayuda de una manga pastelera descartable que tenía por ahí. Usé dulce de leche pastelero de la marca Mardel (es lo más parecido a dulce de leche repostero que se puede conseguir por esta parte del mundo).

Pero el horror sobrevino por la noche, cuando yo esperaba que las temperaturas bajaran un poco. Me dispuse a bañar en chocolate blanco los alfajores.

La cerda me había dicho que el chocolate blanco era caprichoso así que fuí con calma, baño maría, un recipiente con las gotas de chocolate y despacito fuí removiendo con la espátula plástica que vino con la amasadora (una Kmx51 para más señas).

Chocolate blanco

El recubrimiento de los primeros alfajores salieron flojitos, pero por culpa de mi inexperiencia chocolatera. Según iba pasando el tiempo el chocolate en vez de mantenerse líquido, comenzó a solidificar, pensé que le habría entrado agua pero no fué así, así que subí la temperatura a ver si la cosa mejoraba pero empeoraba aún más.

Chocolate caprichoso pensé, y seguía removiendo cada vez con más fuerza. Lo que pasaba era que el chocolate se estaba espesando porque ¡¡se estaba derritiendo la espátula!!

Así quedó:

Espátula rota al bañar alfajores con chocolate blanco

Lo que más me molestó fué tener que tirar los alfajores «plastificados» a la basura, porque a ver quien se anima a comerlos sabiendo que tienen media espátula dentro.

Como estoy esperando una pieza para el controlador de temperatura que estoy fabricando (pronto planos y fotos aquí), aguantaré los alfajores en la nevera para poder templar chocolate negro con él.

Espero no comérmelos antes de bañarlos…que me conozco.

 

También te puede interesar: