Bacalao al pil-pil con patata asada

Hola holita otra vez! hoy, como hace algunas semanas, tenemos autor invitado. Nuestra amiga Cristina Lopez nos envía esta receta:

Vamos a cocinar una receta típica de la España cantábrica, muy presente en los restaurantes y, especialmente, en la cocina vasca, de donde es originaria la salsa pil-pil. Vamos a ello…

Bacalao al pil pilIngredientes (4 personas)

  • 4 lomos de bacalao
  • 8 dientes de ajo
  • 1 guindilla
  • 4 patatas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Perejil

Preparación

Lo primero que haremos será preparar las patatas. Para ello, las pasaremos por el grifo para lavarlas y que se desprenda la tierrilla que se suele quedar pegada. A continuación, sazonamos y las regamos con un chorrito de aceite. Habiendo precalentado el horno con anterioridad, las mantendremos a 180ºC durante unos 25 minutos.

A continuación, ponemos a calentar los lomos de bacalao en una cazuela, preferiblemente de barro, y los cubrimos con agua. Cuando empiece a hervir, lo retiramos del fuego. Mientras el bacalao templa, doramos los ajos y la guindilla troceada en 4 porciones, con buena cantidad de aceite, para evitar el amargor del ajo y porque lo vamos a utilizar a continuación.

Volvemos a poner a calentar los lomos de bacalao, con la piel hacia arriba, y vamos añadiendo poco a poco el aceite restante de los ajos y la guindilla. A medida que vertemos el aceite, removemos la cazuela con movimientos circulares para que la salsa ligue. Este proceso puede durar aproximadamente 10 minutos. Una vez ligado el aceite, vertemos el ajo y la guindilla.

¡Ya casi lo tenemos! Ahora, sólo que espolvorear un poco de perejil, dándole el toque de verdor característico del pil-pil y presentar el plato junto a las patatas asadas.
Hemos elaborado una receta tradicional, sencilla, que no requiere demasiado tiempo ni despliegue de cacharros de cocina, y con un sabor inigualable.

Por último, sólo advertíos con un pequeño consejo: Si tenéis cocina de vitrocerámica, debéis haceros con una placa de acero para colocar bajo las cazuelas de barro, ya que estas se rompen con el calor desprendido por la vitro.

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

También te puede interesar: