Sandwich de lomo y pimientos en vinagre

Hay veces que esa sencillez tan maravillosa se puede encontrar en los lugares menos pensados. Hace unos días entré en un bar, de esos de barrio con el suelo sucio y gente gritando, como casi todos, y  tratando de huir del hambre pedí un bocadillo con un nombre tan poco original como “campero”.

Sandwich de lomo pimiento tomate y mayonesa

Lo original era el sabor, relleno de mayonesa casi hasta límites pornográficos escondía la joya de la corona: unos pimientos en vinagre como los que alguna vez publiqué en este blog (probablemente en el 2006, mucho antes del cambio de imagen de 2009).

Esta es otra versión como sandwich, con pan de molde tostado. Creo que así es más fácil de hacer si no te puedes asegurar un suministro decente de pan de barra.
Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Caviar de tomate

Bolitas de tomate, o como se suele decir ahora que somos todos modernos y foodies (léase fudis), caviar de tomate.

Ya había hecho algo parecido con las piruletas de queso y perejil. Después de escribir un post más técnico en 68grados, publico aquí una receta poniendo en práctica lo aprendido. Esta vez el post era sobre el Agar-agar.

Esferas de tomate sobre pan y queso

Ingredientes

  • 100 g de Tomate triturado
  • 1 g de Agar-agar
  • 1 vaso de aceite de girasol

Ingredientes para preparar caviar de tomate

Preparación

Lo primero que hay que hacer es enfriar el aceite, el agar-agar gelificará más rápido cuanto más frio esté el aceite. Yo puse el vaso en el congelador, esperando bajar la temperatura lo más posible, pero ahora tengo que decir que no lo recomiendo. Las distintas grasas comienzan a solidificar y se queda una parte sólida y otra líquida. Necesitamos que el aceite esté líquido y lo más frio posible.

Aceite frío

Por otro lado, con un colador fino hay que separar el agua del tomate de la parte sólida. Apretando un poco se obtiene un poquito más así que paciencia y a exprimir. Debe quedar como un líquido color rojo, la pulpa no nos vale para esto.

Extraer todo el líquido de un tomate

De ese líquido se pesan 100 g y 1 g del agar. Se dispersa el agar con la batidora (de inmersión) y se lleva a hervor. Una vez que hierve el agar ya está hidratado y en cuanto se enfríe gelificará.

Agua de tomate con agar

Ahora es cuando viene lo bueno, se pasa el líquido caliente (se puede esperar un poco para trasvasarlo) a una “mamadera” desde donde podremos echar gotas sobre el aceite frio.

Como preparar caviar de tomate

Al principio las gotas se quedarán flotando en la superficie pero según gelifiquen se irán al fondo. Si echas dos gotas en el mismo sitio obtendrás una esfera más grande.

Esferas de tomate

Las esferitas de tomate se irán al fondo, y cuando ya hayamos hecho suficientes pasaremos el aceite por un colador para separarlas. Del colador las pasamos a un recipiente con agua, para eliminar restos de aceite.

Colar las esferas de tomate

Caviar de tomate

Ya está! nuestras esferas de tomate se pueden guardar en parte del propio jugo de tomate usado para hacerlas. No conviene dejarlas al aire libre más de lo necesario ya que se secarían.

Esferas o caviar de tomate

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Piruletas de queso y perejil

Mientras escribía este post sobre el carragenano dí con una receta (de Arzak) en la que se recubría unas piruletas hechas de queso con un líquido verde hecho a partir de perejil.

Así que pensando en la horda de lectores que tiene esta web, gasté toda la tarde en tratar de hacerlos. Esta es la crónica de una receta más complicada de lo que parece:

Piruleta de queso de cabra y perejil

Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lacón a la gallega

Esta vez el Pitufo Gruñón dejará paso a unos invitados que muy amablemente han escrito esta receta (y su foto) y que por eso les vamos a dar un empujoncito para que sean un poquito más conocidos. Os dejo con Embutidos Pajariel:

Hoy os traemos una receta muy sencilla pero, sin duda, deliciosa, que nos puede servir como entrante o aperitivo y que nos puede sacar de un apuro si tenemos visita en casa. Se trata del tradicional lacón a la gallega, una tapa que no puede faltar en prácticamente ningún bar. Y es que no podemos negar que está buenísimo y es increíblemente fácil de preparar, ya que apenas necesita que te metas en la cocina.

Receta de lacón a la gallega

Ingredientes:

  • 250 gr de lacón al horno cortado en lonchas
  • 2 o 3 patatas
  • Pimentón picante
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal gorda

Preparación:

Empezamos con la receta cociendo las patatas enteras lavadas y peladas en una cazuela hasta que estén bien blandas. El tiempo de cocción varía mucho ya que depende de lo grandes que sean las patatas. Para saber si ya están cocidas las pinchamos con un palillo o con el mismo tenedor, comprobando que el centro esta blando. Una vez que están listas las sacamos y las cortamos en rodajas un poco gruesas y las colocamos cubriendo todo lo posible el fondo de un plato.

Ahora es el turno del gran protagonista: el lacón. Necesitamos una pieza de lacón al horno entera, que bien podemos cortar en casa o nos la pueden cortar en la carnicería. Lo cortamos en lonchas más o menos finas, según os guste, y lo calentamos en el microondas durante un minuto. Esto lo hacemos únicamente para que coja algo de calor ya que el lacón ya está hecho y no necesita cocinarlo.
A continuación lo colocamos encima de las patatas y lo rociamos con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Encima espolvoreamos pimentón al gusto y un poco de sal gorda.

Y listo para servir.

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Patatas a la griega

Después de muchos días haciendo cosas fuera del blog, y este fin de semana haciendo “dentro” del ya mencionado artilugio informático, puedo decir que tenemos nueva receta.

La receta no es mía, ni siquiera sé si su nombre es ese porque La Cerda, que fué quien la hizo y aprendió, no lo tiene muy claro. La historia es más o menos simple: La Cerda va a un curso de cocina griega – el curso lo dá una persona que estuvo en Grecia – Ninguna de las dos sabe el nombre. Es más, estoy seguro que la receta original no era así, pero no importa porque está buena.

 

Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone