Comiendo fuera: Pizzeria La Montecarlo

Hace bastante que no escribo ninguna reseña de restaurantes, y eso que por suerte he ido a muchos y muy buenos, así que he decidido hacerlo hoy. Básicamente porque no tengo ninguna receta a mano para escribir y tengo un rato libre.

La Montecarlo abre en Roma en el año 1986, en una pequeña callejuela cercana a la Piazza Navona, y hasta hoy no ha parado de preparar sus pizzas auténticamente romanas. Finas, sabrosas y servidas en platos de acero inoxidable.

Estuve por allí dos veces, en las que probé la pizza de pepperoni y un plato de spaghetti al pesto -ya que también sirven pasta- y ninguno de los dos defraudó. Muchas guías de viaje señalan La Montecarlo como punto imprescindible para parar y recuperar fuerzas.

A la entrada podremos ver los premios recibidos, esos de chapa y con un dibujo de un viajero con mochila, y ya en su interior se puede apreciar que es un sitio de paso obligado; las paredes están empapeladas de fotos de personajes famosos que han pasado por allí.

Pizzeria La Montecarlo

¡Y lo mejor de todo es que el precio no es nada caro! Con lo que podría costar un menú del día en España comeremos como reyes y saldremos sin hambre para seguir paseando por la ciudad.

Sigue leyendo

Paninis

No esperes gran cosa de la siguiente receta. En realidad, no esperes una receta elaborada pero sí tendras un sabor buenísimo! Si eres amante de la pizza, claro…

En casa nos gusta mucho por tres motivos: nos encanta todo lo que sea similar a una pizza o un pan con cosas, hace que no tengamos que pensar en que cocinar y, por último y no menos importante no tendremos que pasar mucho rato en la cocina.

Es cierto que tenemos una web de recetas de cocina y decimos que nos gusta cocinar y así es, pero algunos días (muchos me entenderán) entre las actividades, el dormir poco y ahora el calor, muchas ganas de entrar en la cocina no hay. Por eso, siempre es bueno tener opciones rápidas y ricas para disfrutar mas tiempo del sofa.

Presentación

Sigue leyendo

Pizza individual con pan árabe

Un día, luego de comer hummus, nos sobró pan árabe y surgió la pregunta ¿y ahora qué hacemos con él? Así surgió la idea utilizando un tomate, un paquete de muzzarella rallada y, por supuesto, el pan. A partir de ese día hemos repetido la receta utilizando lo que había en casa. Algunas veces en lugar de tomate, una salsa ya preparada y otras, simplemente tomate triturado y un poco de aceite de oliva. Espero que les guste la idea y les sea práctica.

Presentación

Sigue leyendo