Comiendo fuera: Pizzeria La Montecarlo

Hace bastante que no escribo ninguna reseña de restaurantes, y eso que por suerte he ido a muchos y muy buenos, así que he decidido hacerlo hoy. Básicamente porque no tengo ninguna receta a mano para escribir y tengo un rato libre.

La Montecarlo abre en Roma en el año 1986, en una pequeña callejuela cercana a la Piazza Navona, y hasta hoy no ha parado de preparar sus pizzas auténticamente romanas. Finas, sabrosas y servidas en platos de acero inoxidable.

Estuve por allí dos veces, en las que probé la pizza de pepperoni y un plato de spaghetti al pesto -ya que también sirven pasta- y ninguno de los dos defraudó. Muchas guías de viaje señalan La Montecarlo como punto imprescindible para parar y recuperar fuerzas.

A la entrada podremos ver los premios recibidos, esos de chapa y con un dibujo de un viajero con mochila, y ya en su interior se puede apreciar que es un sitio de paso obligado; las paredes están empapeladas de fotos de personajes famosos que han pasado por allí.

Pizzeria La Montecarlo

¡Y lo mejor de todo es que el precio no es nada caro! Con lo que podría costar un menú del día en España comeremos como reyes y saldremos sin hambre para seguir paseando por la ciudad.

Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¿Cambio de rumbo?

Han cambiado las cosas del otro lado de la pantalla, la llegada de la mini-pitufa gruñona implica una serie de cambios de hábito para La Cerda y para mi. Intentaremos seguir publicando recetas cutres para solteros que están perdiendo el juicio por tratar de hacer recetas complicadas con fotografías casi-irreales. Porque no, no todos comemos sobre mesas de madera pintadas de blanco y con cubertería propia de ricos. Nosotros, y la mayoría de los que visitan esta web usamos cubiertos heredados/robados/comprados por 4 monedas.

Lo digo porque llega un momento en el que después de mirar cientos de fotos maravillosamente iluminadas, te das cuenta de que es todo mentira (dejemos un minuto para que salga alguien a decir que las suyas son reales) y que jamás llegarás a cocinar nada así… simplemente porque no eres un profesional. Punto.

Esta página nació como un reducto donde dejar constancia de las recetas que iba haciendo, un poco cafres… si, pero reales. Tan brutalmente reales, que probablemente eso sea lo que siempre ha jugado en contra cuando hemos intentado ser más conocidos. O igual es que las recetas son una porquería, pero mi ego no me permite admitirlo así que sigamos echando culpas a otros.

Lo que decía, La Cerda estará ocupada criando al nuevo monstruito y yo he decidido sacar mi científico de dentro para comenzar a perfeccionarme primero y hablar después, sobre la ciencia de la cocina y como podríamos aplicarla a la cocina del día a día.

Actualmente colaboro con 68Grados.com en ese sentido, en dar explicaciones a cosas tan básicas como lo que ocurre con las proteínas del trigo al amasar, o con las fibras de la carne al hornear. Allí estoy en la sombra y estoy dudando cuando saldré a la luz, porque es inevitable.

En resumen:

  • La cerda se tomará un descanso
  • Yo seguiré publicando recetas de soltero aquí (unas pocas al mes)
  • Aquí también comenzarán a aparecer mis experiencias con las nuevas técnicas de cocina
  • El blog se hará algo más personal
  • Publicaré en 68Grados alguna cosilla

En principio nada más, este es el primer post un poco más personal que el resto. Como para ir cumpliendo las cosas que están enumeradas arriba.

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Empanadas de hojaldre con jamón y roquefort

La de hoy es una receta muy simple que surgió como muchas otras cuando me toca comer sola, abro la nevera y con lo que hay preparo un plato. La maravilla sucede cuando lo que encuentras son tres de los ingredientes que más te gustan: jamón serrano, hojaldre y por supuesto roquefort!!! alegría máxima!!!

Así fué como decidí hacer unas empanadas de jamón serrano y roquefort (una de mis preferidas en Argentina) pero con masa de hojaldre.

Presentación

Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Nachos caseros

Cada tanto me gusta comprar un paquete de los nachos que venden en el super, pero hace un tiempo decidí probar hacerlos yo. El resultado me gustó tanto que prometí no comprarlos más :). Como no sabía muy bien como hacerlos (sólo tenía en claro que necesitaba harina de maíz), me puse a buscar recetas por la web y me encontré con que nuestro amigo Eduardo Soler tenía una receta de nachos; como no, Eduardo me maravilla con sus recetas! La verdad es que no fueron nada dificiles que hacer y el resultado es muy bueno!!

Presentación

Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Empanadas de humita

Dando un poco de orden en el ordenador, me encontré con esta receta que en su día no había publicado. En Argentina las empanadas de humita o maíz o choclo, son una de las variantes que se suelen consumir en los hogares. Nunca las había preparado pero un día que me sobró crema de maíz, decidí probar. El resultado fué muy bueno!!!

 Presentación

Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone