Ramen de pollo

Los japoneses designan como ramen a una sopa de fideos chinos, por lo que a esta receta yo la definiría más como “Ramen de pollo”. No sé, más que nada por diferenciarla de las que seguramente haré más adelante, basadas en pescado. Digo esto porque no creo que a mis visitantes asiáticos les vaya a convencer el nombre que le he puesto al plato.

No recuerdo si lo dije aquí, pero estoy escribiendo un cursillo sobre pasta casera para 68Grados.com (que será gratis y te enterarás cuando salga si te apuntas a su boletín de noticias) y como ampliación al curso hablaré de los fideos chinos y en general de la pasta “no italiana”. Y de tanto escribir a uno le entra hambre siempre cuando hay pocos ingredientes en casa y aún menos ingredientes.

Esta receta de ramen es más la explicación de una experiencia que una guía para seguir paso a paso como la mayoría de recetas que se encuentran aquí, así que las medidas serán aproximadas y el lector curioso y hambriento que quiera comer este ramen de pollo en casa deberá utilizar su criterio culinario -que a estas alturas ya debería estar muy desarrollado jejeje-

Receta de ramen

Este plato, que se deberá servir muy caliente, está formado principalmente por un caldo de pollo, fideos alcalinos (ya diré como los hice), carne de pollo desmenuzada y un huevo duro (o pochado). He puesto cebolla tierna para agregar frescura y textura crocante ya que el resto no tiene nada de eso. También agregué un poco de guindilla pero no estoy muy seguro si fué en la forma más acertada.

Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Comida viejuna

Esto se sale de lo habitual de este blog, donde conviven experimentos modernosos y recetas cutres, ya que forma parte del I Premio nacional de comida viejuna organizado por el blog Biscayenne.

Si, nos hemos presentado -Silvita y yo- sin esperar ni siquiera una mención ya que además de viejunos nuestros platos resultaron algo incomibles. Hubo un valiente, pero prefiere mantenerse en el anonimado para salvaguardar su honor e imagen en los foros distinguidos a los que concurre.

comida viejuna

Empecemos con las recetas:
Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Cebolla caramelizada a presión

Soy vago, lo siento pero tengo que decirlo abiertamente aunque desilusione a quienes piensan que soy una persona seria. Pero también soy curioso, y buscando y rebuscando he encontrado esta manera de hacer cebolla caramelizada sin mayor esfuerzo.

Hace un tiempo, creía que una cebolla caramelizada era una cebolla a la que le agregabas azúcar y ponías a tostar en una sartén. De hecho mucha gente cree que esa es la forma de hacer cebollas caramelizadas, pero ocurre algo que no creo que deba ocurrir: la cebolla caramelizada sabe a caramelo.

Yo quiero una cebolla caramelizada dulzona y con sabor a cebolla para agregar a mis hamburguesas o a cualquier otro plato.

Cebolla caramelizada a presión

Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone