Ramen de pollo

Los japoneses designan como ramen a una sopa de fideos chinos, por lo que a esta receta yo la definiría más como “Ramen de pollo”. No sé, más que nada por diferenciarla de las que seguramente haré más adelante, basadas en pescado. Digo esto porque no creo que a mis visitantes asiáticos les vaya a convencer el nombre que le he puesto al plato.

No recuerdo si lo dije aquí, pero estoy escribiendo un cursillo sobre pasta casera para 68Grados.com (que será gratis y te enterarás cuando salga si te apuntas a su boletín de noticias) y como ampliación al curso hablaré de los fideos chinos y en general de la pasta “no italiana”. Y de tanto escribir a uno le entra hambre siempre cuando hay pocos ingredientes en casa y aún menos ingredientes.

Esta receta de ramen es más la explicación de una experiencia que una guía para seguir paso a paso como la mayoría de recetas que se encuentran aquí, así que las medidas serán aproximadas y el lector curioso y hambriento que quiera comer este ramen de pollo en casa deberá utilizar su criterio culinario -que a estas alturas ya debería estar muy desarrollado jejeje-

Receta de ramen

Este plato, que se deberá servir muy caliente, está formado principalmente por un caldo de pollo, fideos alcalinos (ya diré como los hice), carne de pollo desmenuzada y un huevo duro (o pochado). He puesto cebolla tierna para agregar frescura y textura crocante ya que el resto no tiene nada de eso. También agregué un poco de guindilla pero no estoy muy seguro si fué en la forma más acertada.

Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Comida viejuna

Esto se sale de lo habitual de este blog, donde conviven experimentos modernosos y recetas cutres, ya que forma parte del I Premio nacional de comida viejuna organizado por el blog Biscayenne.

Si, nos hemos presentado -Silvita y yo- sin esperar ni siquiera una mención ya que además de viejunos nuestros platos resultaron algo incomibles. Hubo un valiente, pero prefiere mantenerse en el anonimado para salvaguardar su honor e imagen en los foros distinguidos a los que concurre.

comida viejuna

Empecemos con las recetas:
Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Chuletas a baja temperatura

En este momento estoy escribiendo de memoria, resulta que estoy de viaje y como hasta que publique esto no estaré en casa, intentaré contar mi experiencia cocinando a baja temperatura un poco según vaya recordando. A la hora de que leas esto ya estarán corregidos mis errores. O no…

Llevo mucho tiempo con ganas de cocinar a baja temperatura, no esa porquería de cocinar en el lavavajillas si no más bien como hacen los profesionales.
En la cocción a baja temperatura, o como la llaman los franceses Sous vide, se cocinan los alimentos a temperaturas bastante bajas en comparación con las habituales en la cocina: estamos hablando de temperaturas que van desde los 45 a los 60 o 70ºC. Con esto se consigue mucho control sobre la textura final del alimento y se evita que se pase de punto ya que se cocina prácticamente a la temperatura a la que se va a servir en el plato.

Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Salsa South Carolina

Preparé esta receta para una barbacoa que se organizó después de una mañana de paintball y sus posteriores dolores. Dolores que todavía sufro. 🙁

No se si realmente fué un éxito o no, porque creo que el resto de comensales dijo que estaba buena sólo para que no les disparara. A mí me gustó bastante, y tengo un par más pendientes así que cuidado aquel que me invite a la próxima.

Salsa barbacoa con base de mostaza

Sigue leyendo

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone