7 tips para solteros que quieren comer rico y saludable

Estoy muy liado con los cursos de cocina y ultimamente no puedo publicar mucho por aquí y se nota, pero Antonio Dávila de Kiwilimón.com me ha hecho llegar este artículo que seguro que te interesa. Así que le doy paso a el en este mismo momento:

Cuando estás soltero y cocinas para ti, es fácil caer rápidamente en una rutina muy poco nutritiva. Por ejemplo, puedes optar por enfrascarte en las formas más simples de preparar comida como meter productos precocinados al microondas o decidir pedir comida rápida a domicilio. Probablemente harás cosas que usualmente no son buenas para la salud y que te harán a perder el control de lo que comes. Para evitarlo, debes encontrarle el amor a la cocina y aprender cómo cocinar rico y fácil, a la vez que te cuidas. Para que empieces a andar por el buen camino aquí te van tips y recomendaciones de recetas fáciles de preparar.

Soltero Comiendo

Cocinar para uno mismo tiene una magia muy específica: a nadie más le tiene que gustar lo que prepares más que a ti. Es por eso que los siguientes consejos y recetas fáciles para solteros son tuyas para interpretar y preparar con los ingredientes que más te gusten, aun cuando no sean convencionales.

1. Prepara comidas sencillas pero nutritivas
Un omelette con jamón y queso acompañado de algunas verduras al grill es una comida muy balanceada y rápida de preparar. Otras opciones pueden ser avena con fruta y una rica pechuga de pollo asada con ensalada, que incluso puedes utilizar tanto como comida como para cena.

2. Compra ingredientes que sean fáciles de preparar
Los cereales, la avena y la leche, son ingredientes saludables que puedes utilizar para preparar todo tipo de platillos en segundos y que no requieren demasiada limpieza después de cocinar. Olvídate del estrés pensando en qué desayunarás y de los miles de platos sucios, un cereal o avena con leche acompañado de un jugo o una manzana puede ser una gran opción para esos momentos de rapidez.

3. No les tengas miedo a los licuados
Invierte en una juguera o batidora pues el tiempo de preparación y limpieza que te ahorrará será invaluable. En ese aparato, ya sea para cena o desayuno, puedes meter vegetales como zanahorias, pepinos y betabeles; o frutas como plátano, melón y sandía. Añade un poco de agua y listo, tendrás un smoothie listo para llenarte de energía y ni te darás cuenta en qué momento lo preparaste.

4. Incluye huevos en tu dieta
Los puedes preparar de la forma que se te ocurra, fritos, revueltos, a la plancha, pochados o como los hacía tu mamá. El huevo es un ingrediente increíblemente versátil además que te da toda la proteína que necesitas para fortalecer los músculos en caso de que vayas al gimnasio o hagas ejercicio al aire libre. Prepáralos con alguna verdura, como tomates cortados a la mitad y fritos. Estarán listos en menos de dos minutos y sin ensuciar muchos trastes.

5. Deja a un lado los alimentos congelados y en conserva
Los alimentos congelados y en conserva no son tan rápidos de preparar como parecen. Además,  en la mayoría de los casos todos los nutrientes que los alimentos alguna vez tuvieron y le daban sabor ya han muerto. Si empiezas con recetas de principiantes, tus alimentos estarán listos más rápido que esos témpanos de hielo.

6. Cocina a presión y al vapor
Imagina meter una taza de arroz, piezas de pollo y algunos vegetales con un poco de sal y pimienta a una olla en la mañana para regresar por la noche a una cena caliente y sana. El método de “cocina todo junto” mezcla sabores, texturas, es fácil y te ahorra tiempo.

7.  Realiza versiones caseras de tu comida rápida favorita
¿Te gustan las hamburguesas y la pizza? Hazlas en casa. La versión casera de tu comida rápida favorita siempre puede ser mucho más sana que la de los restaurantes de comida rápida más populares. Compra productos de calidad, trata de disminuir el uso de grasas y siempre balancea con verduras (jitomates y lechuga en el caso de la hamburguesa; y pimientos y cebolla en el caso de la pizza), puedes prepárate comidas nutritivas.

Pizza saludable

No pienses que la cocina no está hecha para ti, aquí otros consejos para que la pases mejor cocinando:

  1. Pon música a todo volumen, un juego de futbol o incluso una película mientras cocinas. Estarás entretenido y disfrutarás el momento
  2. ¿No eres el único de tus amigos al que le cuesta cocinar? Júntate con ellos para preparar platillos a la par y entre risas y bromas se convertirá en una tradición, las botanas son especialmente buenas en estas ocasiones
  3. Prepara las recetas que comías de chico, ya sea una sopa de fideos o albóndigas, verás que tratar de igualar aquellos platillos hará que te esfuerces el doble
  4. Compra nuevos ingredientes, ve al pasillo gourmet o a la sección asiática y llévate productos originales
  5. Cocina con tus ingredientes favoritos, la cerveza por ejemplo, es perfecta para capeados, marinados y guisos en olla de presión

 

Y eso ha sido todo, quisiera agradecer a David por acordarse de este humilde blog y enviarme esta información.

Si te gustó el post, comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

También te puede interesar: